Comprimidos

 

Las Leyes nacen de las relaciones que conforman la sociedad. Para que esta sea gobernada, adecuada y eficazmente, se establecen normas que cuando se revisten del carácter de obligatoriedad, pasan a engrosar el acervo legislativo social. En nuestra moderna sociedad la realidad experimenta cambios vertiginosos, procurándose que las Leyes se adapten a ella y evitando el anquilosamiento de las normas que supondría frenar el natural progreso de los ciudadanos. Esto implica que la realidad social siempre vaya mucho más avanzada que la realidad legislativa. Este desfase también parece afectar a ciertos representantes de instituciones como la Organización Médica Colegial que mediante un comunicado de prensa manifiestan la  alerta sobre los riesgos que la denominada "Atención Farmacéutica" puede tener para el paciente, al otorgar al farmacéutico unas competencias que, por preparación y conocimiento tanto de la enfermedad como del enfermo y de su historia clínica, corresponden al médico.
La Atención Farmacéutica es una nueva realidad social que comienza a demandar del farmacéutico una mayor implicación asistencial en beneficio de la salud. El art 43 de la constitución consagra el derecho a la protección de la salud e impone a los poderes públicos ordenar y tutelar la salud a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios. Diversos organismos supranacionales como la OMS (1993), el Consejo de Europa (2001) recomendaron la implantación de servicios de seguimiento farmacoterapéuticos como una necesidad asistencial de los pacientes. Estas recomendaciones han sido recogidas como una obligación legal en la reciente Ley 29/2006 de 26 de julio de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios en la que en su exposición de motivos manifiesta que el trabajo que los farmacéuticos realizan en los procedimientos de Atención Farmacéutica tienen una importancia esencial ya que aseguran la accesibilidad al medicamento ofreciendo, en coordinación con el médico, consejo sanitario, seguimiento farmaterapéutico y apoyo profesional a los pacientes.

En el cuerpo de la Ley estatal, en su capítulo IV "del uso racional de medicamentos en las Oficinas de Farmacia" y concretamente en el artículo 84.1 de la misma, se establece que en las Oficinas de Farmacia, los farmacéuticos como responsables de la dispensación de medicamentos a los ciudadanos velarán por el cumplimiento de las pautas establecidas por el médico responsable y cooperarán con él, en el seguimiento del tratamiento a través de los procedimientos de Atención Farmacéutica, contribuyendo a asegurar su eficacia y seguridad. Así mismo participarán en la realización del conjunto de actividades destinadas a la utilización racional de los medicamentos, en particular a través de la dispensación informada a los pacientes.

Si bien es cierto que de la lectura de este precepto se puede deducir que existe una apuesta clara del legislador por el desarrollo de la Atención Farmacéutica en las Oficinas de Farmacia, la Ley adolece de la concreción necesaria para adaptar la realidad social de la demanda asistencial existente al trabajo que vienen ejerciendo muchos farmacéuticos de oficina de Farmacia, en base a documentos de consenso auspiciados por las  administraciones Públicas y con la participación de expertos e instituciones profesionales.
 
Sería deseable que un posterior desarrollo reglamentario dispusiera lo que debe entenderse por Atención Farmacéutica en el seno de las Oficinas de Farmacia con una mayor precisión, se marcaran los protocolos necesarios para llevarla a cabo y formulara los instrumentos de comunicación y cooperación tanto con los farmacéuticos de Atención primaria y de hospitales, asi como con los profesionales de la medicina y demás profesionales de la sanidad.
 
A nivel autonómico, en la exposición de motivos de la Ley 22/2007 de 18 de diciembre de Farmacia de Andalucía se señala que la presente Ley tiene como objetivo principal, entre otros, la regulación de los derechos y obligaciones que se deriven de la Atención Farmacéutica para garantizar en todo momento un acceso adecuado y de calidad a los medicamentos, fomentando su uso racional y propiciando las mejoras de los niveles de salud para la colectividad.
 
Así mismo la Ley introduce aspectos relevantes en la función de los farmacéuticos que ejercen en las Oficinas de Farmacia abriendo áreas de cooperación con la administración sanitaria para el seguimiento terapéutico con la finalidad de poner a disposición de la ciudadanía todos los recursos sanitarios disponibles para garantizar el derecho a la protección de la salud y la Atención sanitaria. El título II de la citada Ley está íntegramente dedicado a la Atención Farmacéutica en las Oficinas de Farmacia y servicios de Farmacia.

En su artículo 2 precisa que se entiende como Atención Farmacéutica definiéndola como la prestación que ha de darse a la ciudadanía en los establecimientos y servicios farmacéuticos con las condiciones y requisitos que se establecen en la presente Ley , a través de un proceso mediante el cual los farmacéuticos cooperarán con el paciente, con los profesionales de la medicina y demás profesionales de la sanidad con el objeto de que el tratamiento medicamentoso produzca los adecuados resultados terapéuticos.

El artículo 14 establece que la dispensación de medicamentos es función propia y primordial de las Oficinas de Farmacia. En dicho acto y formando parte del mismo, el farmacéutico informará a los pacientes sobre su correcta administración, y en su caso, manipulación, reconstitución, condiciones de conservación y cualquier otra actuación de Atención Farmacéutica que les pudiera corresponder.

El articulo 16 sobre el seguimiento del tratamiento farmacéutico manifiesta que con el objeto de detectar, prevenir y resolver problemas relacionados con los  edicamentos y fomentar un uso adecuado de los mismos, la Consejería competente en materia de salud podrá establecer los criterios y condiciones para un seguimiento eficaz por parte del farmacéutico de las terapias medicamentosas de un paciente o grupos de pacientes

El artículo 17 referido a los protocolos de Atención Farmacéutica determina que la Consejería competente en materia de salud podrá elaborar protocolos de Atención Farmacéutica, entendiéndose por tal, el documento o conjunto de documentos en el que se recogen una serie ordenada de actuaciones a realizar por el farmacéutico. Estos protocolos de Atención Farmacéutica estarán regidos por criterios de eficacia y seguridad, atendiendo al conocimiento científico basado en la evidencia, además de los límites de la actuación profesional del farmacéutico.

Se colige que la Ley Andaluza de Farmacias da un salto cualitativo definiendo que debe entenderse por Atención Farmacéutica aunque dejando para un posterior desarrollo el seguimiento del tratamiento farmacéutico y los protocolos de Atención Farmacéutica.

Todo este marco normativo tampoco determina quién debe soportar el quantum económico que supone llevar a la práctica la Atención Farmacéutica. Aspecto que también debiera ser abordado con rigor y profundidad, sin prisas pero otorgándole la importancia futura que ha de tener al ser definitivamente instaurado el seguimiento farmacoterapéutico.

Es preciso dar un mejor soporte legislativo que se adapte a la realidad social existente proporcionando  respuestas a la cada vez mayor demanda de los ciudadanos en materia de salud y que a su vez, no conculque unos de los principios básicos del Estado de Derecho, consagrado en el art 9.3 de la Constitución de 1978 como es el Principio de Seguridad Jurídica al cada vez mayor número de farmacéuticos de Oficinas de Farmacia que a través de la Atención Farmacéutica cumplen con el dictado de las normas y colaboran poniendo en valor más recursos del sistema sanitario en beneficio del paciente.

Sería deseable que por parte de determinados responsables de la OMC se entendiera que la Atención Farmacéutica es un cometido que responde a una realidad social y legal existentes y que cooperar significa obrar juntamente con otro u otros para un mismo fin, que no es sino el de velar por el derecho a la salud de los ciudadanos.

www.iuspharmacopolis.es

 
 
 

 

 

Area Clientes Aurum de Cinfa

   



¿Problemas de Accceso?

iuspharmacopolis consultalegal